jueves, 12 de noviembre de 2009

Gui gui o la excursión maldita


Desde antes de empezar esta aventura, ya nos marcaron como cita obligada una excursión a una playa “desierta” que se encuentra al oeste de la isla, en un parque natural, la playa de Gui-gui.

La verdad que los comentarios son dispersos en cuestión de valorar si merece o no la pena la caminata de 3 horas que hay que hacer para llegar a ella, a no ser que dispongas de un barco, o alguien que te lleve por vía marítima, que no es nuestro caso.

No obstante, y opiniones negativas a parte, decidimos ir con algunos erasmus (italoerasmus generalmente) y otros sénecas.

La primera intentona ya fue hace un mes o incluso más…aquella vez parece ser que no hubo suficiente entusiasmo y la cosa no fue a mayores, la gente si quería, pero les tiraba más el conocer la ciudad y las cosas que por aquí iban descubriendo.

La segunda intentona fue hace una semana, cuando se planeaba el puente (inexistente, porque aquí no lo era…) de Halloween…la gente no volvió a responder a la llamada de la “selva” y decidió atender a los zoombies, quedándose de nuevo en la ciudad, y probando la “fiesta de los finados” que se celebro por los bares de la ciudad.
Esta ultima ni la vi ni la probé, y eso que el bueno de Juan Carlos, como siempre muy amable, me recomendó varias fiestas que se celebran en distintos municipios de la zona, celebrando esta noche de los finados, con grupos musicales, castañas asadas,…y mucha fiesta… pero no pudo ser…y la cama y las agradecidas horas de sueño se llevaron mi decisión.

A la tercera fue la vencida…. Definitivamente, se opto por el siguiente fin de semana, es decir este ultimo del 7 de Noviembre….
El tiempo no era muy favorable según las previsiones, pero aun con todo y aunque al final fue algo imprevisto, se decidió ir allá. Después de varios periplos para conseguir un coche, ya que la demanda era muy alta…pero bueno prueba superada, segundo problema, vamonos de compras…ahí como en todas las familias, cada uno quiere y le gusta diferentes cosas pero bueno, problema resuelto…
A todo esto el día amaneció bastante bueno, aunque en esta isla no te puedes fiar, porque aquí en una zona puede estar lloviendo mientras en otra hacer un sol esplendido, pero esto llevará otro post a parte…
Como siempre, a deshora, y tarde por nuestra parte, nos encontramos con los otros 2 coches que venían, (por cierto el nuestro era el mejor, un fiat Línea Nuevo!) y nos dispusimos a marchar rumbo al oeste por el norte…
El dato de ir por el norte es importante, ya que a priori es el camino mas corto, pero la carretera son peores…de echo hay tramos que están prohibidos conducir en caso de lluvia….no os digo más, pero es que es razonable, ya que son carreteras muy peligrosas. Durante el camino, no cesaron las paradas, y algún mareo, pero cuando estábamos a mitad de camino, una llamada desde un barco a una de las italianas aconsejó abortar misión y modificar rumbo…¿pero a donde vamos? Esta misma italiana lo tuvo fácil, “…me han dicho que hay una playa, que vive un hippie que esta bien, hay que andar menos y que esta mas al sur, y el tiempo es mejor….” Bueno pues dado que ya estábamos en faena, que nos habían dejado unas tiendas y que ya habíamos pagado el coche…pues vamos para allá…
A todo esto decir que hay gente y gente, y gente que vale para acampar y gente que no…

Utensilios que llevábamos nosotros:
- tiendas de campaña
- calzado adecuado
- comida en abundancia
- agua “sin talento”
- algo de bebida para darle color al asunto
- una mochila por cabeza y alguna bolsa
- velas para alumbrar
- cartas

Otros españoles:
- mochilas de montaña
- calzado adecuado
- comida
- bebida
- agua
- sacos de dormir
- linternas

Italianos:
- bolsas de compra
- chanclas – cholas
- balón de fútbol
- cafetera (sin café)
- camping gas
- lona para dormir encima
- cubierta de cama de cuando mi abuela era joven, para taparse
- y un coche lleno de cosas difíciles de llevar.

Conclusión, que gracias a dios, para ellos, no hicimos una caminata de tres horas, o quizás para nosotros porque sino hubiéramos tenido que esperarles un montón…(si alguien de ese grupo me lee, que no se lo tome a mal…que es por meter un poco de pique…aunque si pienso que llevabais cosa muy difíciles de transportar.)

Al final, playa de Tiritaña, caminata de poco mas de 20 minutos y una playa pequeña y algo fea, además de muy “turística”…si era desierta, algo impracticable y nudista…pero tenia hasta parada de Gua-gua, a pie de carretera en el propio acceso al barranco….es decir…que desierta…

playa de tiritaña


Allí efectivamente vivía un tío, que la verdad lo tenia montado bastante bien, y había bastante gente para ser algo desértico, muchos se encontraban practicando el nudismo y otros tantos no, y además la facilidad de acceso permitía que mucha gente viniera a pasar el día o incluso a pasar la tarde…


casa del hippie


Juegos de pelota, algún bañito, y fue cayendo la tarde….y puesta de sol aparte…
… cayó la noche y, aunque era la 7 de la tarde, yo al menos tenía una necesidad imperiosa de cenar.

atardecer en Tiritaña



Pusimos a prueba las velas que llevamos, y aparecieron las primeras cucarachas que alteraron a mas de uno y de una…El hippie se unió a nosotros y nos amenizo la noche tocando algún tema con su guitarra y cediéndola para que algún rockero nos tocara “la bamba” y algún Italiano demostrara que tiene mucho talento con una guitarra en las manos.



Noche estrellada y a dormir sin antes reír, contar chistes, (o el mismo chiste, prometo no contarlo más), y pasar una mala noche, con arena hasta en los bolsillos que decía manolo García.

A la mañana siguiente, caras de sueño, bañito, desmontaje y a comer al sur, otros decidieron quedarse más he ir a comer a otros lados, otros marcharon antes y otros no se ni que hicieron….

Yo personalmente, un sueño enorme, ganas de dormir y una experiencia interesante…
¿Repetiremos intentona a Gui-gui? O lo dejaremos por imposible…

pd. muchas fotos son "cortesia" de algun facebook, que amablemente he tomado prestadas, gracias! :p

1 comentario:

Xixa dijo...

En cuanto a GuGuy, te invito a que lo intentes de nuevo, pues es un lugar para visitar, disfrutar y cuidar. A parte de su belleza, tiene una magia especial, que te atrae.

En cuanto a la llegada, es mejor que hagas noche en el albergue La Aldea, y muy temprano comiencen el camino, que empieza en el mismo lugar.

Para más información www.alberguelaldea.com
Tfno 928 89 12 52